¿Cómo me visto en la montaña?

Para cualquier actividad en la montaña debemos elegir una vestimenta que mantenga nuestro cuerpo seco evitando tanto la condensación de nuestro sudor como que la lluvia y la nieve nos cale, además de estar abrigado para combatir las bajas temperaturas. Es aquí donde surge la teoría de las tres capas, en la que con solamente la combinación de tres prendas de ropa crearemos un pequeño microclima para proteger nuestro cuerpo de las inclemencias meteorológicas y de nuestro sudor, y así evitar sentirnos incómodos. Esta combinación la propuso la marca de ropa Helly Hansen. Lo mejor de esta teoría es que se puede aplicar a cualquier tipo de deporte que realicemos, ya sea senderismo, montañismo, alpinismo, ski, snowboard, mountain bike, etc; o incluso motociclismo, ya que nuestro fin es protegernos del tiempo meteorológico.

Mantener nuestra temperatura corporal estable facilitará la práctica de cualquier deporte de montaña que decidamos realizar, por tanto, elegir la vestimenta adecuada para enfrentarnos a la tan diversa climatología que nos ofrece la montaña es todo un reto, ya que nos obliga a estar preparados para el calor, el viento, la lluvia, la nieve, las bajas temperaturas e, incluso, nuestro sudor.

Al realizar cualquier ejercicio aeróbico o anaeróbico, el cuerpo aumenta su temperatura corporal. El mecanismo de refrigeración que posee nuestro cuerpo es la transpiración, es decir, la evaporación de agua a través de la piel, que conocemos como sudor. Nuestro objetivo es permanecer secos en todo momento, y este sudor puede hacer que nuestra ropa se empape causándonos una sensación de malestar y frío mucho peor que si nos empapáramos por culpa de la lluvia. Puedes leer más sobre el tema en La sensación térmica y las causas de la pérdida de calor.

Sabiendo ésto, debemos elegir una vestimenta que mantenga nuestro cuerpo seco evitando tanto la condensación de nuestro sudor como que la lluvia y la nieve nos cale, además de estar abrigado para combatir las bajas temperaturas. Es aquí donde surge la Teoría de las tres capas, en la que con solamente la combinación de tres prendas de ropa crearemos un pequeño microclima para proteger nuestro cuerpo de las inclemencias meteorológicas y de nuestro sudor, y así evitar sentirnos incómodos.

A continuación vamos a nombrar diferentes tipos de fibras textiles que se van a utilizar en la confección de prendas técnicas según la capa. Si quieres conocer un poco más sobre ellas pulsa el siguiente enlace Fibras textiles.

En la siguiente imagen se puede observar el tipo de prenda que se recomienda utilizar en cada una de las capas.

Cómo combinar 3 capas de ropa para vestirse en la montaña

Primera capa / Capa interior / Segunda piel

Es la capa que se encuentra en contacto con la piel. Su principal función es alejar nuestro sudor de la piel, evitando la sensación de humedad y que nuestro cuerpo se enfríe.

Para ello se utilizan materiales no absorbentes compuestos por fibras sintéticas (como el poliester, polipropileno o clorofibra) o lana de nueva generación, que dejen pasar todo el sudor producido por nuestro cuerpo. Notar la diferencia de concepto entre no absorbente y transpirable, al ser solamente transpirable no evacuaría todo el líquido producido por nuestro cuerpo. La nueva generación de lanas finas presentan un tacto más agradable, evacuando la humedad mucho mejor que los tejidos sintéticos cuando no son prendas muy gruesas y acumulando menos malos olores. Por el contrario, las fibras sintéticas son más baratas y secan mucho más rápido, siendo las más comunes de encontrar en las prendas.

Algunas prendas incorporan hilo de plata que evita la acumulación de bacterias y malos olores, además de funcionar como un buen regulador térmico.

En esta capa debemos evitar las camisetas de algodón que se empapan con facilidad (pueden absorber cuatro veces su peso en agua) y que tardan mucho tiempo en secarse.

Encontraremos prendas de distintos grosores que también permiten mantener abrigado el cuerpo (aunque esta no sea su principal función) y que elegiremos según la temperatura a la que vayamos a realizar la actividad y si ésta es más dinámica o estática. No necesitaremos el mismo grosor para una camiseta que para unas mallas, ya que las piernas aguantan mucho mejor las bajas temperaturas, sobretodo si estamos practicando una actividad en las que se estén moviendo constántemente, pero sí necesitaremos más grosor en una camiseta cuando realicemos una vía de alpinismo que es menos dinámico que una marcha a pie.

Se recomiendan prendas lo más ajustadas posibles al cuerpo pero sin apretarnos, para evitar que penetre el viento entre ellas y nuestro cuerpo (nos evitaría el enfriamiento por convección), y permitirnos realizar movimientos sin dificultad. En el caso de las camisetas que cuenten con cremallera en el cuello por si queremos ventilarnos en alguna ocasión y con el cuello alto para que nos abrigue más si hace frío.

En ocasiones, podremos encontrar primeras capas no muy gruesas y que al mismo tiempo protejan de los rayos ultravioletas, ya que puede ocurrir que el sol esté sobre nuestras cabezas y la temperatura sea agradable, permitiendo que podamos quedarnos con la primera capa solamente.

Dentro de esta capa encontramos las siguientes ropas:

  • Camisetas interiores.
  • Mallas.
  • Guantes térmicos.

Segunda capa / Capa de aislamiento / Capa de abrigo

La función de la segunda capa es aislarnos térmicamente. Estas prendas no nos calientan de manera directa, su misión es retener el calor que genera el cuerpo e impedir su enfriamiento, favoreciendo al mismo tiempo la evacuación del sudor.

La idea es utilizar materiales aislantes que aun estando mojados consigan mantener su propiedades aislantes  y transpirables intactas. Para ello podemos encontrar en el mercado gran variedad de fibras sintéticas (poliester) y naturales (lana) que realicen esta función. Al igual que en la capa anterior, las fibras sintéticas tienen a su favor que son menos absorbentes facilitando una mejor transpiración, además de secar más rápidamente. Las fibras naturales sólo tienen como ventaja que retienen más el calor, así que se suele mezclar con fibras sintéticas para mejorar sus propiedades.

Polartec se ha convertido en la fibra sintética con más renombre dentro del mercado, siendo utilizada por muchas de las grandes marcas de montaña para fabricar sus ropas. Podemos encontrar muchos tipos de fibra dentro de esta marca, pero una clasificación que normalmente observaremos en la prendas fabricadas con Polartec es el grosor de la fibra en gr/cm2, encontrándonos 100, 200 o 300 gr/cm2 y que elegiremos según la temperatura a la que vayamos a realizar la actividad.

Dentro de la segunda capa podemos encontrar las siguientes ropas:

  • Forros polares.
  • Pantalones de trekking.
  • Gorros.
  • Guantes polares, manoplas y mitones.
  • Calcetines.

Tercera capa / Capa de protección / Capa exterior

La función de esta tercera capa es protegernos de tres factores importantes:

  1. De la humedad exterior: mantenernos secos ante la lluvia y la nieve, es decir, impermeabilidad.
  2. Del viento exterior: evitar la sensación de frio que provoca el viento y las bajas temperaturas.
  3. De nuestro sudor: permitiendo su evacuación ya que las capas anteriores no han debido retenerlo, es decir, transpirabilidad.

Reiteramos la importancia de que esta última capa sea lo más transpirable posible, ya que como hemos comentado al principio, nuestro propio sudor puede empapar nuestra ropa causándonos un gran malestar e incluso una hipotermia al enfriarnos considerablemente.

Además esta capa debe de ser resistente a rozaduras, abrasión y desgarros, ya que al ser la más exterior estará en contacto con nuestro material como mochila, piolets, cuerdas, etc; así como a las rocas y ramas del paraje donde estemos.

En esta capa podemos encontrar las siguientes prendas:

  • Chaquetas con membrana impermeable.
  • Cortavientos.
  • Pantalones con membrana impermeable.
  • Guantes con membrana impermeable.
  • Softshells.

A continuación vamos a describir algunas de estas prendas.

Las chaquetas o pantalones con membrana impermeable son chaquetas y pantalones impermeables con capacidad de transpiración. Para conseguir esto se utilizan membranas especiales diseñadas con unos poros más pequeños que cualquier gota de agua, pero más grandes que el vapor del sudor, de ahí que permitan protegernos de la lluvia y, al mismo tiempo, transpirar nuestro sudor. El grado de impermeabilidad de la membrana se va a medir según la cantidad de la columna de agua que va a permitir aguantar antes de que traspase la membrana. Pueden ir desde valores de 1.500 mm a 10.000 mm. Por tanto, una membrana impermeable no conseguirá evitar al 100% que el agua de la lluvia o la nieve pueda llegar a mojarnos. Para eso sólo existen los chubasqueros de plástico, que conseguirán que la lluvia o la nieve no nos moje, pero sí nuestro sudor al no transpirar ni una gota de nuestro sudor.

Cada fabricante de ropa apuesta por un tipo de membrana impermeable para confeccionar sus prendas. Los fabricantes de membranas más famosos son: Gore-Tex, TexTrem, Hyvent, Strata, etc.

La calidad de una chaqueta o unos pantalones con membrana impermeable no está solamente en si utiliza un tipo de membrana u otro, hay que fijarse también en la calidad de sus costuras y sus cremalleras, ya que estas deben de ser termoselladas para evitar que las gotas de agua penetren en los agujeros que crea el hilo al ser cosidas.

Estas chaquetas también nos protege del viento, evitando el enfriamiento por convección que sufriríamos a ir solamente con el polar (segunda capa).

Los cortavientos son chaquetas con un tejido especial que permite que el viento no lo atraviese, pero no son impermeables. Están preparados para evitar una ligera lluvia o fina nevada sin que pierda propiedades, pero ante más cantidad de agua llegará a traspasar el tejido y a calarnos. Estas prendas son bastantes transpirables. La ventaja es que son más baratos que una chaqueta impermeable.

Los softshells son una mezcla de polar y cortaviento, llevando en su interior una capa de tejido polar y recubierto hacia el exterior con el tejido del cortavientos. Al mismo tiempo evitarían que el viento nos penetrara y nos abrigarían al mantener el calor de nuestro cuerpo. Son prendas menos transpirables que los cortavientos y tampoco son impermeables. Algunos las incluyen en la segunda capa, pero para utilizar la Teoría de las 2,5 capas. Nososotros aquí las incluimos como capa de protección, al evitarnos la acción del viento.

Reflexiones finales

En definitiva, la idea que se persigue con esta teoría es poseer tres prendas de ropa únicamente, cada una con una función muy bien definida, pudiendo combinarlas según las circunstancias meteorológicas en las que nos encontremos. Por ejemplo, en un día soleado utilizaríamos solamente la primera capa. Si comenzara a refrescar pero no corriera viento nos abrigaríamos con la segunda capa. Si por el contrario comienza a llover pero la temperatura es agradable sólo tendríamos que colocarnos encima la tercera capa, dejando la segunda en la mochila. Si las condiciones se vuelven muy adversas, utilizaríamos las 3 capas al mismo tiempo. Sabiendo que en las capas primera y segunda podemos encontrar prendas de distintos grosores, y que debemos elegir según las temperaturas y el tipo de actividad que realicemos.

Esto valdría tanto para la parte superior del cuerpo como para las piernas. Para las piernas utilizaríamos unas mallas junto con unos pantalones de trekking si no esperamos lluvia o nieve, aunque podríamos colocarnos encima unos pantalones finos con membrana impermeable que podríamos llevar en la mochila. También podríamos combinar las mallas directamente con unos pantalones con membrana impermeable algo más gruesos, evitando en este caso unos pantalones de trekking adicionales.

En el caso de los guantes también podemos combinar unos guantes térmicos más finos, que nos permitirán manejar objetos con más precisión, con unos guantes polares o manoplas cubriéndolos, en el caso de mucho más frío, con los que nuestra manejabilidad de manos puede resultar limitada, sobretodo con la manopla, donde se persigue tener los dedos unidos entre sí para que se den calor los unos a los otros, y  completándolo con unos guantes con membrana impermeable para evitar la lluvia o la nieve.

Por tanto, nuestro sentido común y nuestras experiencias serán las que nos hagan saber elegir con la mayor precisión los tipos de prendas que necesitamos comprar, así como elegir la adecuada en cada momento.

fuente: Arista Sur & Deporte6am

Calendario Expediciones enviar WhatsApp click https://wa.me/5215566968228?text=Deporte6am

LUNAR SOLO. Una tienda individual muy pero muy ligera 737 gramos

minimalista al máximo, no apta para alta montaña, solo para los que buscan máximo ahorro en peso

Tienda ultraligera hecha de una sola pared, con mosquitera cosida y sellada a la base para reducir su peso al mínimo. Fabricada con Nailon y Poliester 100% recubierto de silicona y un diseño hexagonal te protege contra el viento, la lluvia y los insectos.

SPECIFICATIONS

Seasons
Sleeps
Ships With
Pack Size
Weight1
Stakes
Colors 
3
1+
Tent, Stuff Sacks, Guy lines
11″ X 4.5″
26 oz – 740 g
6 (not included)
Green, Gray

DESIGN

Type 
Frame2
Entry
Floor Area
Vestibule Area

Tent
Single 49″ Pole 
Side Entry
26.25 ft2 – 2.4 m2
8.5 ft2 – .8 m2

MATERIALS

Canopy

Floor

Zipper
20D Silicone Coated Polyester
3,000mm Rating
40D Silicone Coated Polyester 
3,000mm Rating 
#3 YKK

Ideal para trekking multi-días y expediciones en bicicleta

¿Qué calzado uso en la Montaña?

Fernando Veytia. Fundador Deporte6am

Las Botas de Alta Montaña

TIPOS DE BOTAS SEGÚN SUS MATERIALES

En el mercado actual podemos encontrar botas de alta montaña de dos tipos principalmente que son las botas plásticas y las botas de cuero.

Botas Plásticas

Las mayorías de las botas plásticas están fabricadas en Pebax que es un plástico bastante resistente al desgaste, y gran flexibilidad. 
“El Pebax es el nombe comercial de un tipo de elastómero termoplástico o TPE (material con propiedades entre las de un plástico y una goma). En realidad es un derivado de la Poliamida (copolímero Poliamida-Poliéter) pero con unas propiedades superiores en cuanto a elasticidad (incluso a bajas temperaturas), ligereza, resistencia al impacto, etc. Se utiliza en piezas que requieren buenas propiedades dinámicas y resistencia a bajas temperaturas. Es un material de ingeniería desarrollado para ciertas aplicaciones específicas entre las que se incluyen las botas de montaña/esquí (hay varios grados de PEBAX dependiendo de la aplicación concreta).”

Las ventajas de las botas plásticas es su precio menor a las fabricadas con otros materiales, una mayor rigidez torsional (interesante para cramponaje), superior longevidad, ausencia de mantenimiento  y sobre todo la impermeabilidad del exterior.

Las desventajas de las botas plásitcas, es que su volumen es mayor, inferior precisión, y superior peso. Y sobre todo son menos cómodas para caminar sobre la nieve durante la aproximación, como para ascender un corredor o un itinerario de mixto.

El peso lógicamente varía algo dependiendo del modelo y de su capacidad aislante. Casi todos bordean los 2.500 gramos el par completo del número 42 EU .Las botas de plástico de expedición, cuyo rango extremo de temperaturas suele estar en -30°C  sin cubrebotas.

Pueden constituir una opción razonable para alguien que vaya a realizar una ascensión no muy técnica en condiciones de bastante frío. Por ejemplo Alpes en invierno o expediciones ligeras a picos de 6.000-7.000 metros).

Botas de Cuero

Sin lugar a dudas las botas de cuero son mucho más cómodas durante aproximaciones sin nieve o la ascensión de vías difíciles. De hecho hay botas hiperligeras que sólo pesan 1.600 gramos el par del 42 y que para actividades de uno-dos días a temperaturas no inferiores a -10ºC son realmente agradables de llevar. 

Las botas de piel con relleno sintético pueden trabajar hasta -20ºC, dependiendo lógicamente de su construcción y usuario, y las de piel con cubrebotas integrado hasta los -30º/-40º. 

La tendencia actual más implantada para ascensiones técnicas con bastante frío es adquirir una bota con membrana impermeable-transpirable, hecho de piel hidrófuga de 2,8 a 3,2 milímetros de espesor, y cuyo aislamiento térmico se base en una superposición de hasta 7 capas si sumamos los materiales del cubrebotas exterior y del relleno interior de la bota.

Lógicamente el grosor de la piel influye en lo ‘caliente’ que pueda ser el calzado, pero son los materiales sintéticos los que poseen el mayor protagonismo. En el corte exterior de la bota se emplean ocasionalmente aramidas/superpoliamidas (la más conocida Kevlar), poliamidas de alta tenacidad (Cordura balística y similares) y poliuretanos coagulados para piel sintética tipo microfibra, que aligeran el conjunto pero que son menos aislantes que la piel natural. La responsabilidad del interior se la llevan botas de fibras termoligadas tipo Primaloft y Thinsulate, en dobles o triples capas, muy comunes también en guantes de alpinismo. Si incluye cubrebotas o guetre exterior integrado en el corte aparece de nuevo la Cordura –o algún poliéster de alta tenacidad similar, la EVA en espesores hasta 6 milímetros como máximo, el neopreno en espesores de 1 a 1,5 milímetros.

Tallaje

Para que la prueba de las botas sea lo más precisa posible, es una obligación hacerla con un calcetín grueso de montaña con caña alta. Si lo hacemos con un calcetín deportivo común o de vestir, nos podrá hacer daño en su prueba y para colmo las botas que nos parecían adecuadas utilizando un calcetín fino, cuando utilicemos uno grueso en la actividad nos apretarán. En caso de no disponer de un calcetín grueso, muchas tiendas tienen una caja con calcetines de prueba, y aunque no sea lo más higiénico, es preferible a utilizar un calcetín fino.

Para seleccionar la talla adecuada, no nos debemos guiar simplemente por aquella que utilizamos regularmente para la vida diaria, ya que con frecuencia ocurre que las tallas varían muchos de un fabricante a otro. Muchos comercios tienen una plataforma donde colocas el pie y en función de las dimensiones que ocupe te muestra cuál es tu talla “branog device”. Para tenerlo más claro, lo mejor será probarse nuestro numero y si el fabricante lo ofrece, nuestra talla y 1/2 más (normalmente las botas a partir de ciertas prestaciones los tienen). Si somos excesivamente meticulosos (y en este caso no es ninguna tontería puesto que no se trata de un material barato), dependiendo del stock de la tienda también podríamos probarnos un numero más y un 1/2 menos que nuestra talla usual para estar sobre seguros.

Sabremos finalmente que nuestra talla es la correcta cuando estando sin atar y echando el pie hacia delante hasta casi tocar la punta, podamos introducir el dedo índice en el talón o nos sobre aproximadamente entre 1,5 y 2cm. Esto se debe hacer así, para que cuando tengamos las botas bien atadas y caminemos cuesta abajo o peguemos patadas para clavar las puntas del crampón en superficies duras, nuestros dedos no choquen con la punta de la bota y evitemos lesiones como el dedo martillo, juanetes o uña encarnada. 
Para distinguir cuando nos hemos excedido de espacio, ataremos bien la bota, apoyaremos la totalidad de la suela en una superficie lisa y nivelada, y sujetando la bota con las manos para que no se levante el talón del suelo (o empleando alguna ayuda que inmovilice nuestra bota como si fuera una fijación de esquí) trataremos de levantar el pie hacia arriba y hacia abajo como si caminásemos. Si estando cerciorados de que las botas están bien atadas nuestro pie se ha movido (aunque sea un poco), debemos pedir un 1/2 menos o un numero entero menos según sea el caso.

Luego debemos caminar con ellas lo máximo posible, llevarlas puestas por lo menos 5 o 10 minutos para hacernos una idea de la horma, y realizar una serie de pruebas (con botas de suela blanda no será tan necesario ponernos tan exigentes, pero para suela rígida es fundamental)
Poniéndonos de puntillas, nuestros dedos no deben tocar la punta de la bota o molestarnos.

Cantear un poco con la bota para ver que nuestro tobillo no sufre y la caña no nos roza, e incluso no sería mala idea hacer una ascensión a un rodapié para ver que tal es el agarre y lo cómodo que nos resulta en esas posiciones forzadas.

Si hemos notado dolores o verdaderas molestias realizando las pruebas (no confundir con la molestia normal que produce un calzado rígido), muy a nuestro pesar tendremos que desechar ese modelo y buscar otro. Nuestros pies tienen la última palabra, y debemos escucharlos si no queremos lamentarnos después.

Fuente: https://tatoo.ws

El increíble Refugio Gouter

The old Goûter Hut from 1906 with room for 7, in 1925

El viejo refugio de Goûter era quizás el más famoso del mundo. Son pocos los alpinistas que ascienden el Mont Blanc por su ruta normal que no haya pernoctado en él. Su fama no procedía sólo de su situación geográfica, sino también de las condiciones que los montañeros se encontraban al llegar. Son legendarias las historias sobre hacinamiento y otros problemas que sufrían los usuarios. Además, tratándose de una edificación que proviene de 1960, su gestión ecológica en un lugar de alta montaña no era la más adecuada.

El nuevo edificio está situado a 3.835m de altura y a tan solo 200 metros del anterior, que será desmontado en un futuro cercano. En su construcción se han tenido en cuenta dos prioridades: mejorar la situación de los usuarios, pero sobre todo minimizar al máximo la huella ecológica del refugio y de los montañeros que por él pasan. 

Según afirma Eco Maison Bois, toda la estructura del edificio está realizada con madera de los bosques cercanos; bosques de la comuna de St-Gervai con la etiqueta PEFC, de gestión sostenible. Los ingenieros han exigido una trazabilidad total sobre cada madero. El refugio está “blindado” por placas de acero inoxidable capaces de resistir vientos de más de 240km/h. La estructura reduce en mucho el peso del edificio, y todos los conjuntos y piezas que la conforman están unidos por resinas libres de formaldehído y biodegradables. Los aislamientos de fachada y techo se han hecho con fibra de madera reciclada, con un rendimiento inteligente: acumulan calor durante el día y lo liberan poco a poco durante la noche. Se abastece a través de placas solares, y todo el diseño está realizado para maximizar la protección contra el viento, el frío, y favorecer el empleo del sol como calentador natural. El refugio es altamente eficiente tanto en la gestión energética como en la de aguas residuales, y está preparado para minimizar los vuelos en helicóptero que necesita para su funcionamiento habitual.

Su forma cilíndrica se debe principalmente a las condiciones meteorológicas de la montaña, las cuales presentan fuertes vientos de 240 km/h capaces de arrastrar hasta la más maciza construcción. Esta forma disminuye la fuerza que ejerce el viento sobre el cuerpo del edificio. El refugio utilizará panelas fotovoltaicos para recolectar energía, con un sistema de almacenaje podrá utilizarse también los días nublados. Habrá una plataforma capaz de recolectar 24.000 litros de agua obtenidos de la nieve acumulada. Además, células térmicas serán las encargadas de mantener una agradable temperatura interior.

Es el refugio más alto de Europa occidental, este santuario único en el mundo por su tecnología, la gestión de los recursos y de las energías renovables pertenece a una nueva generación de edificios de gran altura pero respetuosos con el medio ambiente, que responde a la etiqueta de la alta calidad ambiental (HQE). Es una inversión financiada al 51% por el FFCAM y el 49% restante por sus socios de inversión: el estado de Europa, la región de Rhône-Alpes, departamento de Alta Saboya, el municipio de Saint-Gervais-les-Bains, la Agencia del Agua y la ADEME. Entre los patrocinadores corporativos, Schneider Electric y Credit Agricole han aportado su experiencia y su contribución a este paraíso único en el mundo, un verdadero laboratorio de altitud, lo que abre el camino para nuevas tecnologías verdes. Para saber más: https://refugedugouter.ffcam.fr/GB_home.html